Igual pero distinto

Hablemos un poco de un muchacho que supo vivir de las más lindas, como también de las más feas en el Cervecero. Ese flaquito que dio la cara siempre que fue necesario. Uno que, ya fuera estando en el equipo titular o entrando más tarde, siempre hizo que se notara lo que él hace y lo que no, porque cuando está apagado, se nota. Jugador de peso que sin quejarse, hizo banco tanto cuando lo mereció como también otras tantas veces que no, pero los caprichos técnicos lo dejaron afuera. Un líder natural de los positivos, de los que comportándose como iguales, hacen que todo se sienta diferente. Hablemos de fútbol. Hablemos de un distinto. Hablemos de Caneo.

Solamente el hincha de Quilmes entiende cuánto vale Miguel Eduardo, porque uno como yo, sabe que mientras los ajenos lo describen como lento o pecho sin recordar que es más importante ser rápido con la cabeza, él se entretiene haciendo calesitas que dejan bobos a sus marcadores y abriendo huecos que sólo los iluminados imaginan. Y es que sí, hay que hablar de él, porque tarde o temprano, todos, hasta los que no gustan de su juego, terminan reconociendo su importancia aunque eso signifique romper con sus principios. Hablo porque lo vi, no una sino varias veces con distintas personas que le pegaron muchísimo. Tuve charlas con hinchas de Quilmes que lo defenestraron, y que al tiempo tuvieron que decirme “no hay nada más que decir, Caneo es crack”; los mismos que en cada proyecto y/o sueño de un gran logro de Quilmes, lo ponen como parte indiscutida de los guerreros. Porque vi muchas veces cómo la vergüenza le cerraba la boca a algún antivida de los que insultan por deporte, al encontrar una genialidad con la pelota como respuesta a una bestialidad de su labia.

¿Cómo se hace para que inclusive cuando todo parece perdido, ver la pelota en tu botín, ilusione? ¿Cómo se gana que hasta el que no te quiere, te pida? ¿Cómo se logra que los que putean tu presencia, puteen todavía más tu ausencia? Sencillo, pero no por eso fácil: demostrando. Si cada vez que estás en un buen día, la gente se pone loca y los contrarios no la ven; si cuando vos no estás a pleno, el equipo se siente incompleto y aún así ansía un destello tuyo; si así sea que estés fuera por meses, cuando aparecés se respira otro aire. Entonces que no pregunten nada, que te den la 10 y a otra cosa.

Tanto esperamos tu regreso hasta que, contra todas las piedras que se tiraron a tu alrededor para entorpecer tu llegada, volviste para seguir siento igual: un distinto.

Por: @Adrian28qac

© 2017 by El Tablón Qac.