INADAPTADO 

Esta vez el Nacional B nos recibe como favoritos sólo por portación de nombre, ya que ni siquiera quedó una estructura del plantel del último torneo como para temerle a un grupo que viene de jugar en Primera. Si no fuéramos Quilmes, difícilmente se tomaría como candidato a este equipo con muchos desconocidos y adornado con algún que otro experimentado de buen pasado. Adaptarse a la categoría está costando mucho, tal vez más de lo que esperaba la mayoría, pero en realidad es lógico si se analiza más allá de la pasión y la ilusión. 

La buena noticia es que ganó el Cervecero. La mala es que la mayor parte del tiempo se sufrió innecesariamente para una victoria ajustada, que de casualidad no fue empate y pudo ser derrota. La diferencia con la primera fecha, fue que en la anterior empatamos porque pegamos un bochazo en el palo y los otros desaprovecharon la oportunidad de ponerse en ventaja de penal, mientras esta vez nosotros embocamos un penal y zafamos gracias al palo. No dio para mucho más, e inclusive la justicia del merecimiento evitó que convirtiéramos alguno de los otros dos penales. Sí, un gol en tres penales... y gracias que entró el primero.

Falta confianza y hacerse respetar. Y viveza, sin dudas. No se puede terminar sufriendo de esa manera, aferrándose a una atajada espectacular del arquero sobre el final, en un partido que pudo haberse ganado con sobrada tranquilidad.

Este inicio viene difícil, y temo que es apenas una muestra de lo que nos espera. Decano, bienvenido a la guerra.

Por: @Adrian28qac

© 2017 by El Tablón Qac.