LAS DOS FACETAS 

Quilmes sacó tres empates al hilo, que aunque prolongan su invicto, también dan un vistazo real de su presente. La igualdad en Jujuy con Gimnasia le cayó bien a un partido sin mucho más que alguna que otra posibilidad, fue un resultado justo, útil y que no dejó tanto para reprochar. Pero con las siguientes fechas se cerró un saldo de solo un gol a favor en tres encuentros, y dos facetas muy marcadas del mismo equipo: una que resaltó por actitud e iniciativa, y otra que opacó todas las buenas acciones con grandes faltas de inteligencia en los últimos metros, y pésima eficacia frente al arco.

Contra Santmarina en el Centenario, el Cervecero fue protagonista pero le faltó, y no pudo embocarla a excepción del tanto mal anulado a Prost, que lo privó del triunfo. Unos días después el asunto se acentuó en Córdoba, donde Quilmes se le plantó a lo grande a Instituto y mostró intenciones muy alentadoras, pero así como tuvo situaciones clarísimas, las definió muy por debajo del nivel de juego que mostró. Inclusive Ramírez primero y Prost después, se dieron el lujo de pifiar sin arquero, pero irónicamente vino un gol de casualidad tras un disparo de lejos de González que no fue fuerte, esquinado, ni a una altura difícil, y se le escapó de las manos al 1 de La Gloria justificado, hasta ahí nomás, por una lesión que había sufrido en su hombro un rato antes. Así y todo el Decano tal vez podría haber ganado, pero otra incorrecta anulación ahogó el grito de gol de Zabala. Como si no se tuviera ya suficiente sequía.

Por momentos da la impresión de que Quilmes está para un poco más de lo que viene consiguiendo, pero la fortuna no es eterna y hay que empezar a respaldarla con contundencia para no perder el protagonismo y la tranquilidad.

Por: @adrian28qac

WhatsApp Image 2019-03-01 at 11.42.33.jp

© 2017 by El Tablón Qac.