MIEDO

Es urgente un cambio de ideas. No digo que se juegue como aspirante a campeón del Mundial de Clubes, pero especular de local con un hombre más casi desde el arranque, es ridículo. El partido contra Brown de Adrogué habrá tenido en total unos 98 minutos con los descuentos, de los que se jugaron 90 con ventaja numérica porque al visitante le expulsaron (mal) un jugador a los 8, y se desaprovechó. No hubo mediocampo, se cruzaba la mitad de la cancha y se tiraba el pelotazo. En el entretiempo, salió el único que había pateado al arco. Se fue seriamente a buscar ganar recién a los 10 del segundo tiempo y el gol estuvo muy cerca en varias ocasiones, lo que da a pensar, ¡mirá si se buscaba sin miedo desde el comienzo!

 

Miedo es la palabra más descriptiva para estos momentos tan crudos. Miedo en el hincha que está enojado, frustrado, triste. Como imagino que les debe pasar a la mayoría, me siento preocupadísimo por ver al club de mis amores a punto de descender de la segunda a la tercera categoría, por primera vez en su complicada historia.

Miedo en Leonardo Lemos, el técnico que mucha gente pedía desde hace algunos años, que por poco exigían. Se le dio la oportunidad y lo que está haciendo es lamentable. Asumió con un panorama difícil, es cierto, pero lo hizo totalmente consciente; y en lugar de proponer una salida, parece que solamente tratara de no quemarse y con ello empeora todo. Se la pasa jugando a no perder, corre pocos riesgos y así se dificulta acercarse a los triunfos. Es inentendible a esta altura, además de inútil, seguir intentando lo mismo, porque ni siquiera si eso sale bien sirve para algo. No están dadas las condiciones para salvarse con empates.

Miedo en el plantel. Peso en las espaldas de los jugadores que pueden quedar marcados como protagonistas del peor desastre de todos los vividos por un club que ya de por sí, sufre habitualmente. Aunque no se les puede echar toda la culpa, uno conoce las limitaciones, y lo de ellos viene ligado a lo dicho hace unos momentos. ¿Qué confianza van a tener si el que manda les indica estar desde que empiezan los partidos esperando? Si no les hacen sentir que tienen la capacidad de ser los dueños de las circunstancias, ¿qué esperan que pase? Obviamente un entrenador no es mago, pero algo mal se está haciendo. Caruso en 2011 agarró un Quilmes que daban por descendido desde hacía rato y lo hizo pelear con esperanzas hasta la última fecha, y al margen de todos sus problemas propios, no se salvó un poco por falta de fortuna y otro porque fue bastante perjudicado. Sava en 2015 se hizo cargo de un equipo desahuciado, lo convirtió en respetable y casi lo mete en las copas. Y era Primera. Para un ejemplo de afuera, actual y directo, basta con ver que Los Andes cambió de DT y ganó dos al hilo.

Miedo en la dirigencia, o al menos eso quiero creer, porque están al frente de un enorme bochorno. Este posible descenso, que sería el segundo en tres años, es muy evitable así como lo era el de Primera División en 2017. Esta gestión perdió la categoría en esa oportunidad, y está al borde de repetir en otra temporada en la que, al igual que en aquella, era más fácil mantenerse que pelear abajo. Podrán tener muy buenas intenciones, pero querer y ser capaces, son cosas muy distintas.

Falta poco y hay rivales numéricamente alcanzables. Morón está a 3 puntos exactos; Los Andes está arriba en el promedio pero divide distinto así que no depende de sí mismo; las posibilidades de evitar la catástrofe son más que concretas pero la sensacion es de que no se va a poder por lo que se ve en todos lados. Se ve miedo, y eso da más miedo todavía.

Por: Adrián 

WhatsApp Image 2019-03-01 at 11.42.33.jp
WhatsApp Image 2019-02-27 at 20.12.41 (1
WhatsApp Image 2019-02-27 at 20.12.41 (2

© 2017 by El Tablón Qac.