QUE EL ÁRBOL NO TAPE EL BOSQUE 

Podría decir que lo único que interesa es que el Decano volvió a ganar, pero estaría mintiendo de una manera brutal. El fútbol es resultadista y por eso cuando se gana, la forma pierde importancia, y es muy claro que si me dan a elegir entre jugar bien o ganar seguro aunque se juegue mal, voy a preferir ganar. El tema es que con lo mostrado hasta ahora por el Cervecero, difícilmente pueda seguir por la senda de los triunfos durante mucho tiempo más.

La mayoría del tiempo no se juega bien, tampoco se es compacto u ordenado, ni muy peligroso en ataque. Además hay falencias defensivas importantes, cuesta la prolijidad de mitad de cancha hacia atrás y por eso se sufre tanto. No es casualidad que las tres victorias obtenidas hayan sido 1 a 0, ni tampoco que la única vez que nos hicieron un gol, el marcador haya sido definitivo. 

En este caso, Deportivo Riestra debió haber empezado ganando antes de cumplirse el primer minuto de juego ya que agarró a Quilmes dormido y lo madrugó con un gol, afortunadamente para nosotros, mal anulado. No sé si tendríamos la misma suerte si nuestro nombre en la B Nacional fuera menos pesado. Aparte no veo a este equipo como uno de esos guerreros de los que se sobreponen a todo, y creo que si no invalidaban la jugada, el partido era una derrota segura. Hubo poca precisión, el rival dominó durante una buena parte del trámite y se ganó nada más porque Caneo, otra vez, hizo de las suyas y con una palomita el ras del suelo sorprendió a todo el mundo. 

En definitiva, Miguel volvió a demostrar que los distintos tienen que estar porque jugando mejor o peor, con un destello pueden revertir una mala situación, y justamente así nos salvó en otro partido para el olvido. Pero no hay que ignorar que el rendimiento fue malo, y está bien que el Chino sea la mayor raíz de nuestra esperanza, pero que el árbol no tape el bosque.

Por: @Adrian28qac

© 2017 by El Tablón Qac.