UN POCO MÁS DE NADA 

Como desde hace algunas fechas, nos encontramos con un Quilmes de buen primer tiempo, que con el correr de los minutos se perjudica por desaprovechar sus chances claras y, generalmente por una burradada o un rejunte de ellas, le terminan marcando y todo queda sentenciado. Colón fue muy poco, pero los goles hay que hacerlos, y nosotros no los hicimos. 

 

Ver la falta de reacción de este equipo hace perder las esperanzas de sumar (sí, de al menos sumar) porque todo lo lindo que de a ratos muestran en cancha, se convierte progresivamente en un juego de autitos chocadores al llegar al área rival. Toda la imagen que intentan dar, se deforma como figuras de plastilina que se aplastan unas contra otras y se funden en un pedazo de masa despareja.

Hoy por hoy, parece que no hay con qué darle a nuestro presente. Otro técnico, nueva táctica, algunos nombres diferentes, una actitud distinta, pero el mismo resultado. Encima ahora en serio falta poco, quedan solamente 10 fechas y a pesar de las grandes posibilidades de salvarse, cuesta creer que puedan sumarse esos 12 anhelados puntos. Y es que me estoy agarrando la mala costumbre de hablar de derrotas de todos los tipos, más o menos merecidas y con mayor o menor grado de enojo, pero todas valen lo mismo: nada.
 

Adrián Franco Sala.

© 2017 by El Tablón Qac.